Una vez Pablo nos contó que para él el lugar de sus sueños sería una ciudad (cualquiera) donde uno podría caminar tranquilo y en cada esquina hubiera un kiosco de revistas con publicaciones distintas de todas partes del mundo. En cada esquina un kiosco (eso es muy parecido a Buenos Aires) y revistas distintas cada vez. Todas. No se si agregó la presencia de kiosqueros simpáticos que dejaran hojear las revistas de buena gana. Mi lugar ideal es una ciudad extendida, el mundo, tranquilo y en paz, que se podría recorrer a placer en bicicleta o en velero o en kayak y en cada ciudad/puerto en el boliche local una banda sin nombre haciendo sus canciones. Esas bandas podrían ser por ejemplo Beach Fossils en Brooklyn, Radio Dept en Lund, Slowdive en Yorkshire, This will Destroy You en Santa Mónica. Resultó que tocaron todas juntas este fin de semana que pasó en Santiago al pie de los Andes nevados. Como un sueño. Slowdive, Slowdive, Slowdive. No puedo en lo personal hablar de una vuelta de ellos porque para mí nunca se fueron. Sus discos siempre me acompañan y sus sonido es omnipresente en todas las bandas que me gustan y que no son ellos. Neil Halstead es para mí el artista ideal de esta época. Con Slowdive, con Mojave 3, sus discos solistas, un trabajo paciente, inspirado y esmerado dictado por su sola fuerza creativa y necesidad de expresión. Y sí, nuestra idea del artista independiente por antonomasia.

J. también pensó que este festival Fauna Otoño era un viaje, era un acontecimiento en sí, distinto de varios shows separados. Tener todas estas tres generaciones de bandas juntas en el lugar desde donde nos llega el frío. Allí fuimos y allí nos encontramos: Hola Che. El día anterior llovió sin parar y el día del concierto salió el sol y caminamos por la ciudad despreocupados y contentos.

Como a todos nuestros amigos nos gusta pasar música en las fiestas. Y todas estas bandas están siempre (menos TWDY que conocí recién el sábado). Empezaron los primeros acordes de Beach Fossils y todo el mundo comenzó a mover las cabezas y moverse. Nuestra idea de diversión. Yo creo que después de Hendrix el guitarrista más importante del rock es Robert Smith. En todo caso vivimos en su universo de melodías sin punteos. El concierto pasó como una ráfaga de aire fresco y bailamos sin transpirar. Más de dos mil personas en un lugar cómodo y relajado para escuchar música y salir en el entretiempo a comentar el partido.

This Will Destroy You es post rock auténtico. Nombre de power trio y música estrictamente instrumental para escuchar en vivo. Como toda la noche el gusto es bittersweet. Melodías cristalinas y caos organizado. Al día siguiente tenía la música tan impregnada que cuando puse This Will Destroy You no sabía si escuchaba o recordaba. Algo así me paso con Radio Dept y Slowdive durante el concierto. Como sus canciones me habitan me era difícil separar una cosa de la otra. ¿Y para qué? Distinto de recordar canciones viejas. Nop. Lo contrario. Subió Radio Dept y fuimos felices. Un show electrónico y con la potencia de la música disco. Tenía mis dudas, no pensaba que esta banda que adoro fuera para escuchar en vivo. Wrong. Sonaron potentes, algo nerviosos (¡pero como!), todavía principiantes. Elogio de la inmadurez. Descubrí que su vertiente machacosa viene de Manchester y que el pelado de Smashing Pumpkins también hizo lo suyo. Bailé. Ya habían pasado más de tres horas de música maravillosa y faltaba Slowdive, la nave madre. En un momento J. me dice, This Will Destroy You no podía no gustarme. Claro. Exploran un sonido, todas estas bandas, que es una región anímica. Van para un lado, van para otro, exploran los límites. Un día la neurociencia explicará la relación. Y en otra época la conexión del cerebro con el universo. El post rock es el jazz para los que creemos que el jazz es demasiado ego. No siempre no, claro. Pero como idea. La del ejecutante eximio. Aquí es el borramiento de la personalidad buscando un sonido que está allí en alguna parte y flota. Aparece y desaparece. Después Slowdive, Slowdive, Slowdive.

Hubo un extra como si fuera poco. En un lugar sin nombre y con 80 personas de público volvió Radio Dept. Porque había más. Hubo más guitarras y hubo canciones viejas. Entonces les pude ver las zapatillas y el anillo de casado al tecladista con aspecto de lapón. Miraba al público tan feliz y me observaba tratando de comprender qué cosa tan extraña todo.
El domingo también ganó River y el lunes regresamos a nuestras aventuras. J. a Buenos Aires, yo a Puerto Montt donde había dejado la bicicleta. Había llegado a la ciudad el día del vuelo y tenía que encontrar un lugar para dejarla. Apenas llegaba me crucé con otro ciclista que me llevó a su casa. “Me voy a la Luna y vuelvo” le había dicho. El me dijo, “yo también soy un hombre del espacio”. Ayer al atardecer en el bosque vi un búho cazando y antes pelícanos volando sobre el agua.

Fotos por Jota Pérez

Videos:
Slowdive – Slowdive

Slowdive – Alison

The Radio Dept – Death To Fascism

The Radio Dept – 1995

[fbcomments]

No comments yet.

¿Tenés algo para decir?