La certeza de estar Encerrados Afuera

Anoche me dí cuenta.
Fue un click, un verlo de manera concreta y específica. Una certeza. Puntual, ineludible, certera.
Una certera certeza: Encerrados Afuera -esto que estás leyendo, la página, el blog– es muy parecido a la banda que anoche, en el momento de la certeza, presenció nuestra plana mayor, o sea, Broken Social Scene.
En su show en la Trastienda, los BSS eran en un principio ocho, de unos trece en total, con una formación expansible, en constante mutación, pero que -sin duda, por eso- conserva las bases y, sobre todo, el espíritu.
Encerrados Afuera, ya tiene ocho años de vida, en los cuales se nos han sumado nuevos miembros y nos han dejado otros, para seguir sus carreras solistas -qué será de la Laura y su Wonderland, nuestra Emily Haines-, mientras que su grupo central, los miembros más estables, estamos todo el tiempo flirteando con otros proyectos, propios y ajenos, ampliando horizontes en la misma búsqueda, el mismo espíritu. Encerrados Afuera es un poco BSS. Porque seguimos estando juntos, tocando las mismas melodias, insistiendo en todas nuestras -sí- certezas.
Los BSS se adaptan a distintos estilos, sus composiciones pueden ser anárquicos gritos de guerra, templadas melodías, crescendos introspectivos de urgente impavidez –Himnos para una diecisieteañera, aplausos de pie- o tonadas un poco grasunas, con trompetistas de remera y saco arrmangado, siguiendo el ritmo con chasquidos de dedos y haciendo que uno se pregunte si en algún momento sale a cantar al escenario un Bruce Willis en plan Regreso de Bruno. A diferencia de la banda en cuestión, somos un grupo compacto, pero siento -permítanme la primera persona del singular- que tocamos la misma música, si se entiende mi sutileza.
Me siento muy orgulloso de los logros de Encerrados. Y sé que pasa lo mismo con el resto del equipo. Muchas satisfacciones, muchas alegrías, todo placer. Y si bien hay momentos en los que estamos más o menos presentes -a causa de nuestros propios proyectos solistas ó nuestras colaboraciones con otras bandas- siempre fuimos, seremos y vamos a ser parte de Encerrados Afuera.
You Forgot It in People fue uno de los primeros discos que reseñamos en Encerrados, ocho años atrás. Lo hizo Santiago, pero tanto Jota como el que firma -y todos los que firmaron y firmarán-, estábamos en cada una de esos caracteres, como suele suceder con cualquier cosa que se escribe desde acá. Ocho años, al igual que BSS, de idas y vueltas, momentos esquivos, vueltas al ruedo y demases. Ocho años después, la certeza de que en ese momento descubríamos -con la rapidez que en ese momento se podía hacerlo- una de las bandas que mejor nos define. Una banda que nos habla desde lo generacional, desde lo discursivo, desde lo ideológico, desde un centro profundo.
Ocho años y seguimos siendo Broken Social Scene, si nos permite la apropiación.
Y acá estamos los Encerrados Afuera, cerca de otro cambio que nos permitirá seguir siendo lo mismo. Se vienen cosas nuevas, se vienen incorporaciones, se vienen nuevos rumbos que son -exactamente-  los mismos.
A modo de cierre de esta perorata, una promesa: si Encerrados deja de existir, no lo va a hacer despacito, en agonía, perdiendo la voz hasta llegar al agonizante susurro. Si Encerrados algún día deja de existir, será como el show de BSS: con un ruido conjurado desde lo más profundo del infierno, rítmico, enloquecido, desbocado, arrasador. Si Encerrados deja de existir va a ser cuando estemos allá arriba. “Con un bang”, sería la traducción de un expresión inglesa que sirve para definir la cosa. Pero el cierre de BSS no fue con un bang, sino con un BOOM! Y así es como nos iremos, si es que eso sucede.
Encerrados Afuera es el trabajo conjunto de algunas voluntades. Encerrados Afuera somos nosotros. Y como lector / lectora, estás adentro. O afuera. Siempre,  Encerrados.
Una certeza.
Eso.

[fbcomments]

No comments yet.

¿Tenés algo para decir?